miércoles, 24 de agosto de 2016

Right here right now

















Fast and without consequences,
it's so real but you hardly
have time to realize.
All the beauty in your hands
for just a little while.

So intense the commitment
as the oblivion.

Passion without pain or regret.

Dreams coming true
before your open eyes
that disappear when you blink.

Naked skin but no names or details.

Flying on fire with no time
to get burned.

Giving everything for nothing,
mouths for nothing but kisses,
hands for nothing but feelings.
Our bodies as a gift
that won't last tomorrow.

Just here, just now.









.

sábado, 16 de enero de 2016

Cuentos chinos



Agujero en la piedra dura
de mi habitación interior
Oscura y sólida mansión
donde viven los fantasmas
que yo mismo invité

Cuentos chinos y mentiras
al calor de un fuego fatuo
Distancias que no acercan
aunque parezca lo contrario

Empecinamiento vano
en darle cuerpo al aire
nadando por sus ojos
cual naufrago aferrado
a una tabla que no existe
en un océano de quimeras





..

miércoles, 21 de octubre de 2015

Viaje astral


















Iré soñando al lugar
donde habitas cuando sueñas,
así podremos superar espacio y tiempo
y abrazarnos sin tregua hasta el alba.

Face Time me acerca a tu mirada,
oigo tu voz, me rio contigo,
te veo, te siento cerca,
pero no puedo abrazarte
y me duele la impotencia por dentro.

Por eso, estoy decidido,
viajaré al lugar de nuestros sueños
cuando caiga la noche,
te abrazaré suavemente
como viento cálido,
te besaré dulcemente
como sol de la tarde.

Aunque no me busques
no podrás evitar el encuentro,
sucumbirás a mis brazos con alma,
unirás a mi cuerpo tus alas
y volaremos por los sueños
como pájaros blancos
cantando al amor nuevo.






. .

domingo, 20 de septiembre de 2015

Distancia


la distancia te acerca
desde otro continente
a miles de kilómetros
al sonido de mis pasos

cada mañana te siento
desde el lejano oriente
tan cercano tan presente
como respirando al lado

los minutos vacíos
se llenan de tu ausencia
música que se cuela
por los recovecos del día

cuando llega la noche
te sueño en un beso largo
despierto vuelvo a soñarte
comienza todo de nuevo

la distancia te acerca




Distance

distance makes you closer
from another continent
thousands of kilometers far away
to the sound of my steps

every morning I feel you
from the far orient
so close so present
as breathing next to me

empty minutes
get full of your absence
music that slips through
the nooks of the day

when night falls
I dream of you in a long kiss
I awake dreaming of you too
and everything starts again


distance makes you closer



.

jueves, 20 de agosto de 2015

Vanishing point







There's nothing that I'd like more than see you again,
your honey eyes staring at me just a fleeting second,
the sound of your breathing when you are sleeping beside me
even if I know I'm not in your dreams.
That is my conviction.
There's nothing that I'd like more, I swear.
But I'm only a weak reed in a river
and all my viking soul is not enough
to stand this tenacious wind.
There's nothing that I'd like more, believe me,
but I couldn't bear a third bird in my nest.







.

martes, 6 de enero de 2015

New Year' Resolutions


Malvestido en todo momento
Descolocado en el lugar correcto
Desubicado frente al horizonte
Perdido por caminos conocidos
Desmotivado por cien motivos
Cegado por la obscuridad
de este atardecer prematuro

Desisto del empeño constante
de vestirme bien
De colocarme en su lugar
De ubicarme a su merced
De mirar de frente al sol
Seré transparente
Nadie me verá perdido






.

miércoles, 26 de marzo de 2014

LIMBOS


Un cisne se exhibe en el molinar
en una primavera roja de amapolas breves.
Ausencia de lances ciertos.
No ha vuelto la estratega blanca
a estrenar la mañana.
Abatido y solo, me dejo engatusar
por el frágil destello de los limbos colorados.
.
Él, blanco también, grande y cercano,
se presta al ritual como un padre.
Tú, sinuosa elegancia de boa,
ya no vuelves al delta cuando te espero.
Si te olvido vuelvo a verte
pero si te busco cuando el día arranca,
para impulsar el vuelo nuevo,
sólo quedan el agua y los peces.
.
Detenido en el lugar donde las almas 
de los santos esperan la redención 
del género humano, me entretengo
con los sutiles aromas
de otros limbos más cercanos.
¿Qué hace un cisne en el molinar?
.


miércoles, 5 de marzo de 2014

Conundrum



Pensé que el juego siempre era el mismo
tomado y retomado en la línea del tiempo.
Ahora tengo la certeza
de que son varios los enigmas,
los juegos y los tableros.

Rostros que se dibujan y desdibujan,
en un tiempo de bardera.
Animaciones tridimensionales 
más reales que la realidad.
Grupos y enredos.

Me muestro hábil, incluso artero,
dirijo bien las escenas, domino la baza.
Moviendo con tino y cálculo cierto
las piezas encajan,
avanzo pantalla,

pero...

Cuando tomo conciencia del hecho
e intento fijar las reglas,
justo en ese segundo de gloria,
todo se desvanece y oculta.

Trato en vano recuperar la maniobra,
establecer las directrices,
sistematizar el proceso,
arribar a algún puerto.
.
Sólo consigo mezclar más los naipes
a los pies de lo que antes fue torre.
Tantas veces me busco,
 tantas desaparezco.





.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Aviones, sobresaltos, lecturas...

















Cazando aviones en la negra noche
conseguiré invertir el sueño.
Ráfagas y puntos luminosos,
otra vez el tiempo de Aristóteles.

¡Suena el timbre!
Rompe el silencioso rumor de Comala.
Acomodo el cabestrillo
que sujeta un brazo hinchado
con el húmero roto
recompuesto y atornillado.
Es tiempo de atrás que vuelve.

Sonido lejano de motores.
¡Se acrecienta y acerca!
Vuelvo al balcón, al frío,
a capturar otro avión al vuelo.
Esta vez dibujará lineas perfectas
sobre el negro negro.

(Mención a la estrella de la tarde
que se acerca a la luna en el páramo
y también en mi ventana)





.


sábado, 26 de octubre de 2013

Piel nocturna















Cada atardecer se pintan de rojos ardientes
las nubes del final de la mar.

La noche nace de un fuego
en la línea donde se acaba el paisaje.

Después las luces de colores laten
en el discurrir de cada hora
y dejan las vidas con el interior al aire.

Abandono entonces al mar haciéndose negro
y camino hacia adentro, más adentro.

¿Podrá esta garza guardar silencio?

Cuando la mañana luminosa oculta las sombras
parece que la noche jamás hubiera existido.






.

Un paseo con sabor a esperma


Mi libertad desvergonzada
asusta a a los ermitaños
del guardarropa.

Atrapado una vez más en esa
espiral.

Desubicado el material
con el que construía el futuro
de ayer,
desaparecieron por completo
las certezas.

Hoy he nadado entre medusas,
varias veces,
obviando el riesgo.







.

viernes, 2 de agosto de 2013

Ya no soy mas
















Ya no soy mas pino del monte,
ni piedra, ni rana,
ni siquiera una moñiga seca del camino.
Mucho menos las flores,
mariposas y libélulas.
.
Me busqué donde crecen los escaramujos,
al arrullo del río,
sobre la yerba verde.
.
Recogí anavias y fresas,
bebí el agua fresca de las fuentes
y también de los arroyos.
.
Comí crudas las setas.
No pude estar tan equivocado.
Si he visto cigüeñas y tórtolas
también vi el lento huir de un escuerzo.








.

domingo, 12 de mayo de 2013

Barullo de gente














Laberínticos hoteles que desconozco, 
habitaciones en las que nunca estuve, 
inquietud y prisa, 
buscando ropa, haciendo maletas, 
pérdidas y desorden. 
El tiempo apremia, perderé el vuelo, 
los caminos se multiplican, 
todas las indicaciones no bastan, 
se acerca la hora y yo estoy hecho un lío, 
barullo de gente, 
andenes, pasillos y autobuses, 
crece el desconcierto, 
mi avión despegará y yo de camino...

Vuelvo a despertar,

levanto la persiana aún vacío
para comprobar si al otro lado 
sigue luminosa la mar.




.

lunes, 6 de febrero de 2012

Nieve en la playa


He visto a la garza huir espantada
por el estruendo de los fuegos fatuos.

También la he visto perseverar tozuda
en los lances enérgicos de la ribera.

Incluso la vi una mañana pescar
alardes de blancura en el acantilado.

Todo es mudable tras su vuelo albar,
efímero como la nieve en la playa.




.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Volver a volar
























Volver a volar,
coger carrerilla desde la plaza
o quizás más cerca,
bastará la última cuesta,
la del Leandro,
para elevarme sobre la escuela
y volar alto y suave
sobre el campo y el río.

O volar desde aquí, desde el balcón,
un sólo salto
y sobrevolar de cerca a los turistas
que se hacen fotos
junto al cartel de la playa.
Dejarme mecer por la brisa
hasta el mar oscuro
siguiendo la estela de las boyas amarillas
en silencio
como un búho.



.

viernes, 12 de agosto de 2011

Soy yo
























Soy yo cada pino del monte,
cada rama naranja a la luz del sol
que se curva pesada hacia abajo
y vuelve a subir a la altura
de las copas más altas.
Soy yo cada piedra del río
y cada rana cobarde,
soy yo las moñigas secas del camino
y las flores amarillas,
soy yo cada color de este paisaje.
Soy yo la variedad de mariposas
y las libélulas azules,
soy yo las zarzas y escarambujos,
soy yo la yerba agostada
y la verde de los baunales.
Soy yo las montañas de tierra de los topos
y las raíces de pino que cruzan los senderos,
Soy yo cada pino del monte,
soy yo el susurro monótono
de las fuentes y riachuelos
en los apretaderos...



.

Silencio de libélulas

















Silencio de mi pueblo soriano
a la hora de la siesta
Silencio de abejas
Silencio de voces claras
Silencio de pájaros
Silencio de conversación de paseantes
Silencio de cubiertos que mi madre
coloca en su cajón correspondiente
Silencio de más pájaros
Silencio del perro que bebe agua
a la sombra de la leñera
Silencio de televisiones ajenas
Silencio de madres que llaman
e hijos que responden
Silencio de campanas
Silencio de mi pueblo soriano
cuando cae la tarde.






.

sábado, 5 de febrero de 2011

Incertidumbre

Es la incertidumbre sólo una,
cascada ruidosa del río común,
se cierne sobre nuestras cabezas
patrimonio de todos ahora y siempre.

Es la incertidumbre como el cielo,
día o noche sobre las tierras todas,
vacío profundo donde vuelan las gaviotas
o hacen lineas rectas los aviones.

Es la incertidumbre la única certeza,
puedes ignorarla mirando al suelo,
pero ella, paciente y perversa,
llegará como resaca tras la borrachera.

Es la incertidumbre única y eterna.



lunes, 11 de octubre de 2010

Hiperestesia

Hay una tristeza vieja
impregnando los paisajes que recorro
de un aroma acre
que se huele con las tripas,
ciclotimia apenas reprimida
persiste en la boca del estómago
con la evidencia clara
de la mejor especia,
como orvallo pertinaz
se cuela por las grietas de las horas
inundando los caminos
del hedor de una sentina.
¿Efímera como la flor de una alegría?.



.

jueves, 17 de junio de 2010

DESDE EL MAR VEO MI CASA

Desde el mar veo mi casa,
cuando estoy nadando
entre las olas o las calmas
miro hacia el norte para ver su fachada,
busco las ventanas y el balcón
por ver si te asomas.

Luego en la playa
tumbado en la cálida arena
mientras leo poemas ajenos
y el sol deja sobre mi piel su pátina
vuelvo a mirar las ventanas y el balcón
por ver si te asomas.

Yo entre el mar y la arena
tú en el interior con tus cosas,
vuelvo a mirar y no sales,
recojo la toalla, las gafas y el libro,
me siento en el borde
y mientras limpio de mis pies la arena
miro hacia arriba
hacia el balcón y las ventanas
pero tú no te asomas.

Subo y ya dentro descubro
sobre la mesa una nota
para justificar tu ausencia.




.

miércoles, 2 de junio de 2010

BAJOS VUELOS

















Esta tarde vuelan bajo los aviones,
primero sobre el extraño comezón
que envuelve mi testa abolladura,
rozando sus blancas panzas después
por encima de la piel del delta
donde desemboca sucia la riera.

Bach en sus acordes les incita,
y el lúbrico desfile de apolos, escupidos
en gimnasios que el invierno esconde,
inquieta sus tímidos aleteos
ante el brillo del sudor en la piel
que no en el mármol de los templos.

Vuelan bajo esta tarde los aviones,
atrapan el barro blando de la orilla
para subirlo a los aleros del sueño,
pero este desazón de la azotea
continúa tan real como la música
y las huellas de mis pies en la ribera.





.

domingo, 16 de mayo de 2010

CONTRICIÓN Y CERTEZA




















Poema clásico en dos estrofas


                          I

En este lubricán rijoso y salaz
salen de sus huras flacos roedores
hacia el tollo donde crece mi acrimonia.

Vestido de sambenito y coroza
exhibo mi estolidez por las plazas
ante la multitud descarnada y voraz.

Fui juzgado y condenado a escarnio público
en el fuego de la hoguera aherrojado
por el delito enojoso de conjurar a las musas.

Pretendí subir al carro de los laureados
asistir a baile lúbrico de los faunos
sembrando el bosque con las liras de mi arte.

Florestas de colores limpios y palabras
para los gloriosos himnos a los vencedores,
empacho merecido de felicidad y riquezas.

Creíme sabio, elocuente y coronado,
elegido héroe del destino que gobierna
el timón, las velas y el viento.

Y me veo ahora atado al mástil castigado
a la intemperie de un presente aborrecible
en el devenir vacío de los días.

Fue tan grande la osadía de aprehender
los afanes que cegaban mi valía que merezco
el ignominioso descrédito de esta poesía.


                            II

Es sin embargo verdad bien conocida
que no todos los jinetes de blancos corceles
merecen la lisonja del favor celeste.

En la olimpiada virtual de la artística escena
se multiplican los fatuos traficantes
de escasa virtud y dudosa pureza.

Elevados al podio por manos ajenas
negocio falaz de vistosas melenas
contaminan el aire sus ponzoñosos aromas.

No asciende los peldaños quien más sabe
sino quien paga mejor la escalera
lamiendo los pies cuando suenan cascabeles.

Vine del país de las sombras armado
de arco modesto y flechas transparentes
afanoso lancé aquí y allá mis saetas.

Firme el pulso pero incierto el camino
no consiguió esta araña tejer el hilo
que señala la salida del laberinto de alimañas.

Grutas y pasillos sin salida me desvían
una y otra vez de los palios más visibles
en el desfile triunfal de la corte.

Mas aunque el cansancio entumezca mis huesos
no podré contener el torrente enorme
que me desborda en los diques del cuerpo.



.

miércoles, 14 de abril de 2010

Epílogo

Tras un viaje propiciatorio
hacia una certeza mayor
que la luz de una cerilla
dejé mis secretos al fresco
en la capital de las promesas,
una hoguera nueva arde
al calor de la fortuna.

Cabalgo otra vez sobre sus ruedas,
claridad renovada, vuelo recto,
acantilado de anhelos y pecado
desde el que me asomo sereno
al azul del mar de abril
ayer blanco frío de invierno.

Red de pesca abundante,
las estrellas del destino
resolverán al fin esta ordalía
cuando florezca lo bueno.




jueves, 21 de enero de 2010

Física

Excepcionalmente soleado
escaneé la Magdalena del paisaje interior,
caricia, luz y calor, propician la creación.


Otros poetas prefieren la noche,
para mi, ¡hágase la luz!

Titila la mar de plata intensa,
un windsurfero intenta levantar la vela,
esfuerzo vano por la ausencia de viento
sobre la piel ondulada del agua.

Momento individual,
átomo indivisible,
y el tiempo tan sólo una linea.

Alguien grita mi nombre
pero no es a mi a quien llama,
fluye oportunista el torrente
en la quimera de una prematura primavera.




lunes, 18 de enero de 2010

Calderón

Aparqué en la puerta
salté las ruedas
y entré en mi sueño.

Será difícil ahora
vivir despierto.





jueves, 10 de diciembre de 2009

Ordalía






















Un búho en la noche se pierde
entre las palmeras de la playa
lejos del pinar que conoce.
¿Por qué?

Gestionar con acierto la distancia,
apuntar hacia afuera el objetivo
desde el azul transparente y complacido
hacia la B del silogismo.
¿Renunciar a conocer sus habitantes?

Ajustar bien al cuerpo la armadura
sin oprimir el interior sensible
que hace manar del centro la poesía,
ritual antiguo de certezas
en el juicio de lo humano y lo divino.

Sorprende el blanco de sus alas
buscar en silencio un asidero
bajo la luz de las farolas.




.

jueves, 29 de octubre de 2009

Tormenta

Ayer di rienda suelta a una tormenta,
diluvié mi barro sucio sobre tu tenue silueta,
sin tregua ni piedad empapé tu hoguera.

Ahora siento la resaca de los muebles destrozados,
de los peces asfixiados en charcas malolientes,
del fango y el cieno en el gris de mi cerebro.

Inevitable la descarga eléctrica de las nubes
cuando el viento frió arrecia tempestades viejas
sobre el cuerpo flaco de los días secos.

Juntos navegamos por mares peligrosos y adictivos,
nos deleitábamos en cada nueva aventura
fondeando en puertos ilegales sin prejuicios.

Ahora ha llegado el tiempo del reencuentro con la vida,
ambos perdidos y heridos en los flancos del presente
no podemos mantener a flote este navío.

Imposible caminar sobre las aguas como cristo,
torrencié mi limo sin piedad sobre tu bote
y ahora me hunde la resaca como un ancla.




miércoles, 28 de octubre de 2009

Difícil


Difícil la hora del sueño en vano,
reiterada oscuridad en perspectiva
bajo los lienzos en blanco.

Difícil la manera el la que se enredan
los hilos frágiles del destino
como en la fachada la hiedra.

Difícil caminar por estos puentes
inestables donde rompen las olas,
acantilados de un futuro obstinado
en retrasar la luz que se escapa
como entre las manos el agua.

Difícil mantener altiva la mirada
cuando se quiebran las tablas
bajo los pies de la escena
y bajan las escaleras siempre
por la gran torre de piedra.

Difícil la batalla cuando carecen
de objetivo las flechas y las lanzas.
Heridas que no cierran, lienzos en blanco,
puentes inestables, torres de piedra,
mirar el mar extrañando la ventana.

Difícil mantener el vuelo recto horizontal
cuando fue siempre curva la mirada.







jueves, 1 de octubre de 2009

Nocturno

He visto saltar a los peces.
El mar estaba negro
como la noche.
La luna, un semicírculo naranja,
se ocultaba tras las negras nubes
que escondían también mi estrella.
De otros era la música,
de otros el baile,
de otros.
Yo solo he visto saltar a los peces.





martes, 1 de septiembre de 2009

Covaleda

Fiesta de reconciliación sanguínea,
fluido carmín y círculos danzantes,
se me vino el suelo encima
mas no quedé a santas noches.

El hijo del de la sombra
ahora vive en una isla
pero volvió tierra adentro
a capturar el tiempo en un espejo.

Retrato colectivo de lazos
en un bosque de hierro forjado,
descomunales insectos y hombres
se curvan en estado de arte puro.

Quedará sellado al espacio
aunque crezca cada día la distancia,
fueron verdes y altas las montañas,
es mar ahora y una cicatriz en la ceja.